5 tips para armar una gran página web (o tal vez la mejor)

[wl_row ][wl_column column=”12″][wl_text_html margin_notebook_deprecator=”1″ margin_tablet_landscape_deprecator=”1″ margin_tablet_deprecator=”1″ margin_mobile_deprecator=”1″ scroll_delay=”300″]

Toda empresa necesita una página web tanto como necesita un jefe o unos empleados para seguir adelante. Punto. Hay cinco temas en los cuales deberías trabajar si quieres construir una página web estupenda para tus clientes. Primero que todo, empieza por pensar que tu página web es una ventana poderosa donde puedes llegar a conocer mejor a tus clientes y donde ellos también pueden llegar a conocerte mejor.

1. Contenido

Si a uno no le gusta lo que ve, simplemente no lo compra. Es una regla antigua. Si el contenido de tu página web no carga rápido, instantáneamente se volverá aburrido. Tiene que ser más o menos corto, aunque detallado y entendible para que tus clientes puedan encontrar lo que necesitan rápidamente. Tiene que ser claro y fácil de navegar. Tiene que verse impactante, pero no ridículo o pretencioso. Las imágenes que utilices deben ser lindas y tener tamaños pequeños. No querrás hacer esperar a tus clientes durante horas hasta que una imagen grande cargue completamente.

2. Acceso

Tu página web no puede comportarse como un desadaptado. Tienes que volverla accesible desde todo tipo de dispositivo. La mayoría de páginas web tienen su propia versión móvil, y esos productos siempre consiguen mejores ganancias. Ok. ¿Qué pasaría si un cliente quisiera contactarte? Tu página web es mejor que cualquier red social. Un cliente sólo te contactará si en tu página web hay un número de teléfono o una dirección de e-mail. Los clientes son personas y les gusta saber que detrás de la pantalla hay otra persona real, es entonces cuando pueden confiar en ti. Hoy en día éste es el primer paso para una relación duradera entre una microempresa y un cliente. Cuando recibas un mensaje de un cliente, respóndele tan rápida y respetuosamente como puedas. Por favor, no me malinterpreten. Mencioné arriba que tu página web es mejor que cualquier red social, pero eso no significa que se debería evitar usar las redes sociales. Aprovéchate de ellas. Las redes sociales harán que tu empresa sea reconocida, y si eres inteligente y vinculas las redes sociales al contenido de tu página web adecuadamente, también volverán a la segunda más actualizada.

3. Motores de búsqueda

Tal vez no sepas cuán provechoso puede ser para tu empresa usar palabras clave en tu página web. Los motores de búsqueda como Google y Bing funcionan con palabras clave, las cuales buscan en tu página web y entregan resultados sobre ellas a tus clientes. Por ejemplo, si tu empresa tiene que ver con comida, tu página web no solamente debe evitar usar imagines desagradables, sino que tiene que incluir muchas palabras relacionadas con comida para que cuando los clientes busquen la palabra “comida” en internet, adivina qué encontrarán ahí: ¡tu página web!

4. Links rotos

¿Links rotos? Ay Dios… Suenan terrible. Y son terribles. No hablo de la dirección principal de tu página web. Esa no está rota (espero que así sea). A lo que me refiero es a lo malo que es tener links rotos en tu página web. Es como tener una ventana rota en una boutique: puede que tenga ropa preciosa para vender, pero nadie va a querer entrar allí. La primera impresión que se tiene cuando se entra a una página web con links rotos es que su dueño está loco. Y eso no te ayudará para nada. Así es que debes ser muy cuidadoso con esto. Tus links pueden dejar de funcionar sin avisarte, es por eso que deberías utilizar un verificador de links o un validador HTML. También deberías escribir links útiles y precisos que lleven a tus clientes adonde en verdad quieren ir.

5. Apariencia

Por otro lado, no te olvides de los colores. Los colores casi siempre son un tema subestimado y pasado por alto. La manera en que eliges presentar los colores de tu página web puede hacer que tus clientes la visiten una y otra vez. Puede parecer difícil alcanzar pero necesitas asegurarte de que tu página web no sólo se vea bien, sino que se vea bella. Sí, bella. No solo bien o linda. Bella. Como ya sabes, las páginas web solían ser lentas hace un tiempo, pero ya no. A nadie le gusta esperar en una fila de banco, y así se siente cuando una página web carga lentamente. Toda la información de tu página web debe cargar tán rápido como sea posible. De esa manera será encantador para tus clientes sentir una página web bella y rápida. Seguramente seguirán buscando tu producto y nunca pensarán que tu página web es una aburrida fila de banco.

[/wl_text_html][/wl_column][/wl_row]

Leave a Comment

Your email address will not be published.