¿Qué hacer y qué no hacer al expandir tu microempresa internacionalmente? (Parte II)

[wl_row ][wl_column column=”12″][wl_text_html margin_notebook_deprecator=”1″ margin_tablet_landscape_deprecator=”1″ margin_tablet_deprecator=”1″ margin_mobile_deprecator=”1″ scroll_delay=”300″]

“Los países pequeños tienen más probabilidades que los países grandes de descubrir que los precios relativos del mercado mundial difieren significativamente de lo que prevalence en sus mercados nacionales”.

Arnold Kling
Economista, fundador de Homefair

Cuando se trata de comercio internacional, hay algunas ventajas y desventajas que necesitas tener en mente mientras desarrollas tu propia estrategia de expansión.

Empecemos con las desventajas. La primera –y la más difícil para muchos microempresarios, es que puede que te toque esperar ganancias a largo plazo. Puede que también tengas que modificar tus productos o tus paquetes, dedicar personal para viajes, y lidiar con licencias especiales y regulaciones. Pero, vamos, no son tan malas. Estas son desventajas básicas. ¡Ánimo!

Ahora, las ventajas. Aumentarás tus ventas y tus ganancias y mejorarás el potencial comercial de los productos que ya tienes. ¿No es estupendo? Obtendrás tu porción del mercado global y mantendrás la competitividad de precios en tu mercado nacional.

Un error común es no dar con el asesoramiento adecuado con respecto a la exportación. Contrata un abogado que te ayude a estructurar tus operaciones de exportación para el futuro: los abogados están relacionados con asuntos de incumplimiento en ambas partes de la transacción, por lo tanto son fundamentales para que te asegures de que tu sistema de contabilidad se planee correctamente, de que tus documentos legales se estructuren adecuadamente, y para que te aconseje sobre el amplio rango de conflictos de incumplimiento antes, durante y después de la venta. Si haces esto, desarrollarás un plan maestro de marketing internacional antes de que armes tu negocio de exportación.

Para tener éxito al exportar las empresas tienen que establecer un departamento de exportaciones, dedicarle un personal, un presupuesto y los trámites adecuados, preferiblemente con la asesoría de un abogado profesional calificado. ¡Evita que te demanden! Los derechos de propiedad intelectual se refieren al sistema legal que protege las patentes, las marcas registradas, los derechos de autor, los secretos profesionales, etc. Es importante para los exportadores entender cómo están protegidos los derechos de autor en diferentes países.

La selección y preparación de los productos de una empresa para ser exportados no solamente requiere el conocimiento de dichos productos, sino también el conocimiento de las características únicas de cada mercado objetivo. Así como las barreras de impuestos (tarifas, impuestos y cuotas) se eliminan en todo el mundo de acuerdo con los requerimientos de participación en la Organización de Comercio Mundial (WTO), otros aranceles sin tarifas están proliferando. Un exportador debe entender los requerimientos de conformidad para operar en términos internacionales. Puede que las costumbres culturales sean una influencia en el estudio del posicionamiento de una marca, su etiquetado y su empaquetado (por ejemplo, el nombre de la marca, el color y el idioma que se usen en las etiquetas y los paquetes). El servicio que las empresas estadounidenses proporcionan para sus productos tiene que ver con los consumidores extranjeros. Estos consumidores quieren saber si pueden acceder a respuestos, técnicos que revisen los productos, y distribuidores de esos productos en sus países. Las empresas que son nuevas en el negocio de la exportación pueden confundir las reglas locales y estatales relacionadas con impuestos comerciales, zonificación y otros asuntos, esto es, registros legales, con los requerimientos federales que rigen las leyes de exportación. Con el fin de exportar un producto que puede que esté en la lista de restricciones, se necesita una licencia de exportación. Esto le permite al gobierno federal regular la exportación de los productos. La licencia no es un requisito para todos los productos que se exporten. Entonces, ¿qué esperas? ¡Arma tu plan y empieza a expandirte hoy mismo!

[/wl_text_html][/wl_column][/wl_row]

2 thoughts on “¿Qué hacer y qué no hacer al expandir tu microempresa internacionalmente? (Parte II)”

Leave a Comment

Your email address will not be published.